Jesús de Nazareth en La Oreja

17Mar08

dios2.jpg 

Por: Francis López

Ahí estaba sentado en ese sillón en donde han sido juzgados artistas como Irma Serrano, Niurka y Bobby Larios. Se encontaba ahí donde han pasado todos los pecados, principalmente la lujuria y el adulterio. Estaba cansado exhausto, con un ojo hinchado y visibles golpes que le propinaron los soldados romanos en su peregrinar con la cruz a cuestas. Se veía como aquél que representó su Pasión en el filme de Mel Gibson, pero nadie le ofreció un vaso con agua o atención médica, sin embargo le pidieron se pusiera de pie para que los televidentes pudieran ver completamente las marcas de los látigos y su manto ensangrentado. El accedió y todos lo vimos, el morbo transitó por nuestros poros, ahí estaba vapuleado, agotado, sumiso ante los reflectores y las preguntas soeces de los conductores.

-Dios, mío cómo soportas tanto dolor, si no obtienes nada a cambio, pregunta Verónica Bastos.

“La salvación es lo que importa”, responde Jesús.

-Si eres Dios, por qué no te salvas y te ahorras tanto golpanazo, pregunta Pepillo Origel.

“Es mi Padre quien designa los acontecimientos”.

-Jesús, cada año vemos sufres, pero el mundo está peor, qué opinas de los que nos vamos a los spring break en lugar de reflexionar, sigue Florecita.

“Mi misericorida está en los pecadores, para todos estarán abiertas las puertas del Reino, su deber es arrepentirse”.

-Jesús, qué opinas sobre cómo están las cosas, sobre todo en el medio del espectáculo, ahora la homosexualidad es moda, remata Origel.

“Misericordia para los pecadores, pero la vida se representa en un hombre y una mujer, no en un hombre, hombre”.

-¿Todos podemos anhelar el reino, así hayamos pecado toda la vida?, sigue.

“Debes transformarte interiormente quien no se hace como un niño no entrará en el Reino”.

-¿Qué opinas sobre todas las películas que se han hecho sobre tí?, continúa Bastos.

“Predicar el evangelio es mi labor, bien aventurados serán los que colaboren en dar a conocer las enseñanzas de mi Padre”.

-¿Y de verdad eres el Mesías?, cuestiona incrédula Bastos.

“Tú lo has dicho”.

P.D. El diálogo entre Jesús y los conductores de La Oreja es producto de la mente de quien escribe.



3 Responses to “Jesús de Nazareth en La Oreja”

  1. 1 Paty Cuevas

    no entendi

  2. 2 francislz

    ajaja Paty lo que quise manejar fue como tratarían los de la Oreja a Jesus si tuvieran la oportunidad de entrevistarlo
    Estos programas de espectáculos destrozan a los artistas, los exhiben pues.
    Mas o menos fue la idea.

  3. 3 James Howlett

    jajaja…Franny, yo tampoco habia entendido….sorry, soy lento…pero dejame me paro y me quito el sombrero ante tu creatividad…saludos.



A %d blogueros les gusta esto: